diumenge, 28 de desembre de 2014

KING GEORGES, UN AMERICANO EN MONTPELLIER

Establecimiento: King Georges
34000 Montpellier
10 Rue de la Loge
Place Jean Jaures
Tfn 04 67 66 94 17
Precio orientativo: 18€

King Georges

Hamburguesas y perritos calientes de buena calidad. Precios ajsutados para estar en un una zona muy turística, y buena atención. Se mercen 3 estrellas Pepa Pink.

LOCAL





Acceso:
Fácil
Aparcamiento:
Dificil
Espacio:
Mediano
(aprox 50p)
Aire acond. Calefacción
Distribución:
Buena
Iluminación:
Buena
Mobiliario:
Cómodo
Sillas
Sofás
Limpieza servicios:
Buena
Secador manos:
Papel
Cambiador:
No
Extras:
No
PERSONAL


CARTA


Vestuario:
Uniforme
Amabilidad:
Eficacia:
Presentación:
Corta
Moderna
Vinos:
Vinos de la Tierra

IDIOMAS





Francés
Inglés



Montpellier es una ciudad universitaria así que la oferta de restaurantes a precios asequibles y de bares de copas es amplia. La zona comercial y de restauración se concentra en la Place de la Comédie y aledaños. El King Georges es un restaurante estilo americano de ensaladas, hamburguesas, perritos calientes, bagels y postres tradicionales, incluyendo helados Ben&Jerry's. El pan lo elaboran ellos mismos y las patatas fritas son de las de verdad.

El King Georges es muy bonito, con decoración industrial combinada con las piedras y arcadas de lo que parece era una antigua bodega o unas cuadras. Peros del local?? Pues lo habitual en Francia, que los lavabos acostumbran a ser unisex, habiendo uno solo en muchas ocasiones. Aqui al menos es un lavabo adaptado y es grande. 
Una parte de la panda "hacerse un L'Orèal (porque yo lo valgo)" fue a visitar a uno de los nuestros que está pasando una temporada en Montpellier y nos dijo que en este sitio se comen buenas hamburguesas así que entramos y pedimos hamburguesas y perritos acompañados de patatas fritas clásicas y otras con extra de Cheddar.
Las hamburguesas fueron variadas, algunos las pidieron con queso Reblochon, otros con bacon y Cheddar... La Coca-Cola suele ser en tamaño grande, la de 330 ml, ya nos pasó en cada restaurante.
Acertaron en el punto de brasa, que ya sabemos lo dificil que es en muchas ocasiones. El pan lo encontré un poco dulce pero en general es un sitio recomendable, de precio correcto, rápidos y que además te ofrece la opción de "comida para llevar".

diumenge, 21 de desembre de 2014

ADELAÏDE RESTAURANT, CASSOULET Y VISTAS EN CARCASSONNE

Establecimiento: Adelaïde Restaurant
11000 Carcassone
Place Sant Jean - La Cité
Tfn 04 68 47 66 61
Precio orientativo: 23€
Menús a 16 y 24,50€

Adelaïde Restaurant

Situado en La Citè, Carcassonne, con una terraza con vistas espectaculares y dos menús, a  l6€ y a 24,50€. Correcto en cantidad, calidad y servicio. Sin duda, unas sobradas 3 estrellas Pepa Pink.

LOCAL





Acceso:
Fácil
Aparcamiento:
Dificil
Espacio:
Mediano
(aprox 40p)
Aire acond. Calefacción
Distribución:
Buena
Iluminación:
Focos
Mobiliario:
Cómodo
Sillas
Trona infantil
Limpieza servicios:
Buena
Secador manos:
Aire aut.
Cambiador:
No
Extras:
No
PERSONAL


CARTA


Vestuario:
Uniforme
Amabilidad:
Eficacia:
Presentación:
Corta
Moderna
Vinos:
Vinos de la Tierra

IDIOMAS





Francés
InglésEspañol


Carcassonne tiene una ciudad medieval fortificada a la que llaman La Cité. Está un poco saturada de tiendas y restaurantes, pero si entráis al castillo (Château Comtal) os podéis abstraer un poco e imaginar cómo vivían allí hace un millar de años. La entrada para estudiantes hasta los 25 años, niños, discapacitados y su acompañante, y parados es gratuita, el resto paga 8,50€. Merece la pena entrar y así, al salir, giráis a la izquierda y llegáis a una plaza donde hay tres restaurantes. Pues el primero de la izquierda es el Adelaïde, y si vais con reserva, mejor.




Tiene una terraza con unas vistas fantásticas pero el día que fuimos nosotros hacía mucho frío y llovía a ratos así que comimos dentro. Tuvimos que esperar casi media hora por llegar tarde y sin reserva (en Francia ir a comer a las dos es "ir tarde"), fuimos los últimos en coger mesa.

Elegimos los 9 el menú de 16€ (IVA incluído) porque tenía cassoulet. En Francia los menús incluyen el pan y el agua (del grifo), las bebidas son aparte y los vinos no son baratos.

Pedimos una botella de vino blanco para amenizar la espera (Serment Hypocrate) y luego durante la comida tomamos Castelmaure 2013 de Corbières. Os cuento un par de platos de entre los 9 comensales.



Entrantes: Camembert al horno, acompañado de una ensalada. Nos trajeron vinagre y aceite de oliva. Que bueno estar en el Mediterráneo!!

Ensalada de mollejas, que eran de pato. Es un plato bastante habitual en las cartas francesas.

Principales: Cassoulet, un plato típico que podéis encontrar en lata y en tarro. Nosotros compramos por encargo. No es muy elaborada pero sí de cocción lenta y larga, es un guiso de judías blancas con pato, puede ser oca también, y lleva una especie de butifarra, tocino, especias... Se mete en el horno hasta formar costra. Delicioso y en buena cantidad.

Faux filet a la parrilla. Muy bueno, acertado en el punto que se les pidió, carne perfecta. Lo hubiera comido más grande pero bueno, por este precio no se puede pedir medio kilo...
Postres: todos como locos a pedir la crème brûlée, que no deja de ser una crema quemada, actualmente llamada crema catalana. Decían que estaba bien, sin excesos. Claro, por Cataluña hay mucha crème brûlée  y ya tenemos el paladar enseñado. :-)
Yo opté por el queso blanco y resultó ser un cremoso queso que me recordaba a los pettis esos que nos daban de pequeños, bueno, a mi no me daban que estaba gordita... siempre esperaba que alguien del cole, al que le daban dos, me diera uno. Disfruté un montón con el queso y un poco de azúcar.


El local está muy bien, el fallo es que para ir la baño hay que subir una escalera de caracol de hierro, nada fácil para personas con movilidad reducida, y el secador de manos es de aire, aunque de los que secan. La atención es muy buena, rápidos y amables, se esfuerzan en hablar español; la relación calidad-cantidad/precio es buena, incluida la cassoulet, y eso que es una zona turística!! Al final salimos a 23€ por cabeza.

Si os interesa mucho probar este plato podéis ir de Narbonne a Tolouse haciendo la ruta de los cassoulets. Bon appétit!!!



diumenge, 14 de desembre de 2014

NUEVO HORNO DE SANTA TERESA, UN COCIDO SUBLIME CON UN TRATO GENIAL

Establecimiento: Nuevo Horno de Santa Teresa
28004 Madrid
Calle de Santa Teresa, 8
Tfn 913 08 05 90
Precio orientativo: 30€

Nuevo Horno de Santa Teresa

Al lado de la iglesia de Santa Bárbara, cocido madrileño en tres vuelcos, callos, rabo de toro, torrijas... Cocina con cariño y de primera. Un 5 estrellas Pepa Pink con alguna observación.

LOCAL





Acceso:
Fácil
Aparcamiento:
Dificil
Espacio:
Mediano_(40p)
Aire acond. Calefacción
Distribución:
Buena
Iluminación:
Buena
Mobiliario:
Clásico
Cómodo
Sillas
Trona infantil
Limpieza servicios:
Buena
Secador manos:
Aire
Cambiador:
No
Extras:
No
PERSONAL


CARTA


Vestuario:
Uniforme
Amabilidad:
Eficacia:
Presentación:
Clásica
Vinos:
Vinos de la Tierra
Vinos de otras tierras
IDIOMAS





Español






En el barrio de Justicia, casi tocando a Chueca está la calle Santa Teresa y allí había un horno que hacía pan. Un día se movió unos portales, cambió la artesa por las ollas y se bautizó como Nuevo Horno de Santa Teresa. Lola lleva este restaurante con una alegría, amabilidad y profesionalidad estupendas, ella y el resto del equipo te hacen sentir como en casa.
Aunque hay restaurantes que sólo sirven cocido cuando se celebra la La ruta del cocido madrileño, no es el caso del Nuevo Horno de Santa Teresa, así que reservé mesa para 11 personas (cocido para 9). Cuando llegamos puntuales Lola nos recibió con unos aperitivos: una crema de berenjena, unas aceitunas y un pan inevitable.


No hay menú específico para niños pero se adpatan así que mi sobrinillo pidió una tortilla francesa con jamón y luego un entrecot. A mi hija no le gusta el cocido así que eligió una ensalada de borujas y también entrecot. La boruja es una planta de invierno, que crece en aguas tranquilas y limpias, de sabor parecido a los berros, y muy consumida en la cocina avulense.
El cocido madrileño se sirve en tres vuelcos acompañado de guindilla, cebolleta y salsa de tomate con comino. Le añadimos unas botellas de Muriel Reserva 2008, D.O. Rioja. Un vino rubí, elegante y largo en boca que combina perfectamente con el cocido.
Primer vuelco: la sopa. Estaba riquísima. El caldo era intenso pero sin pasarse, los fideos perfectos. Aquí és donde se ponen las guindillas y la cebolleta, si quieres... Dejan la sopera en la mesa para que te sirvas a placer. Cuando se acabó la primera sopera, pedimos más.
Segundo vuelco: los garbanzos y las verduras. Aquí también puedes poner guindilla y cebolleta pero se añade la salsa de tomate. Los garbanzos (castellanos) estaban perfectos. Las verduras reglamentarias: patata, zanahoria y repollo. Aquí hay una observación: a las patatas más grandes les faltaba un puntito de cocción.
También llegó el relleno, muy diferente de otros cocidos como la escudella catalana o el cocido murciano en el que es carne picada aderezada. En el madrileño es miga de pan con huevo, ajo, perejil y, opcionalmente, tocino. Es dificil hacer un relleno que no quede como un mazacote y tengo que decir que este estaba jugoso, blandito y delicioso. Y para colmo, Lola nos seguía preguntando si queríamos más bandejas de verdura o soperas con garbanzos.
Mi madre no quería comer garbanzos, estaba esperando a la carne, le gusta todo junto. Y yo no quería comer más sopa ni garbanzos porque sabía lo que vendría. Así que acabamos pidiendo que trajeran el tercer vuelco antes de acabar con la panza llena de garbanzos. 
Tercer vuelco: la carne. Un festival que demostró el origen del buen sabor de la sopa. Morcillo, gallina, chorizo, jamón, morcilla, tocino y huesos de caña. Tuve que contenerme para no comerme todo el tocino ni los huesos de caña.
Mi cuñada Aída me miraba raro hasta que los probó y tuvimos que pedir otro plato de huesos. ¡Parecía una zombi chupando huesos!
Después de repetirle a Lola que NO queríamos más de nada, nos decidimos a reposar 5 minutos e ir a por los postres. En Madrid ¿qué puedes pedir que no sean torrijas??? Pues bombón de higo... Y acabamos con las torrijas, los tocinos de cielo, los bombones de higo y la tarta que habíamos traído para celebrar el cumpleaños de mi sobrino. 

Como dice mi hermano un cocido "con sabor excepcional y cantidades pantagruélicas".

Tan solo observar que no hay lavabo para minusválidos y no me gusta lo del seca-manos por aire. Son manías mías...

La cuenta salíó a unos 32€ por cabeza, que teniendo en cuenta que se puede repetir de todo y que nos invitaron a los cafés, me pareció más que razonable. La próxima vez a ver si soy capaz de reservar un poco más de panza para el tercer vuelco. O quizá me decida a probar el rabo de toro, pero está claro que yo vuelvo!

diumenge, 7 de desembre de 2014

COFFEEBOOK, MOLT MÉS QUE CAFÈ

Establiment: CoffeeBook              
43007 Tarragona
Avinguda Països Catalans, 19
Tfn 691 64 83 50
Preu orientatiu: des de 1€

El proper 11 de gener es compleix un any des de que els germans Carlos i Ignasi  vam apostar per obrir una cafeteria molt especial a Tarragona. Estan just davant de l'entrada al Campus Sescelades de l'URV i poc a poc, amb la seva simpatia, el seu bon fer el cafès i els temptadors pastisos, galetes i entrepans que preparen, van aconseguir fer-se amb uns clients fidels i encantats. Bé, algú client crític també en tenen :-)
Al principi tenien un horari que han anat adaptant a la demanda de la clientela, així com els preus, la mida dels entrepans, el mobiliari. Nosaltres vam anar al CoffeeBok des del primer dia que va obrir i vam començar a dir que si el banc no era còmode, que el cafè estava molt bo, que la llet de soja no hi era, que volien la terrassa pels fumadors... Total, uns clients toca-coll... Però ells ens escoltaven amb un somriure sense deixar perdre els consells.
El local és ample i disposa de llibres, jocs de taula i wifi. Hi ha uns bancs de fusta amb molts coixins i taules baixes, una taula gran on podem esmorzar fins a 14 persones i també una altre zona amb taules i cadires per sentir-se com a casa. Aquest estiu van obrir la terrassa, molt bonica, amb gespa artificial, fa poc han decorat les parets i ha quedat molt bé.
El preu dels cafès és genial, per exemple 1,20€ el cafè amb llet, també tenen gots per emportar-te'l si tens pressa. Fan un capuccino molt bo, moka, xocolata (amb nata si vols), infusions, smoothies... A l'estiu demano alguna frappa i estan de mort!


Si tens gana pots menjar entrepans freds i calents, o pastís de pastanaga, de maduixa, muffins variats, galetes, donuts, goffres...
Ara estan mimant als clients habituals i ens fan tasses personalitzades amb el codi de la beguda corresponent.

Hi ha una oferta de cafè/ cafè amb llet i la pasta del dia per 2€. Pot ser un croissant, una galeta, un "cronut"...
A les tardes pots trobar gent jugant a les cartes o al Risk, persones llegint, treballant amb un portàtil, grups d'estudiants acabant un treball... 
Amb aquesta entrada al bloc volia donar-li les gràcies a aquest parell de germans per estar cada matí i tarda amb un cafè i un somriure. Un cafè del CoffeeBook sempre cau bé!!