dilluns, 27 de gener de 2014

LA TINTORERÍA, EN MADRID, AL LADO DEL km0

Establiment: La Tintorería
28012 Madrid
Calle Espoz y Mina, 18
Tfn 915214878
Preu orientatiu: 9,90€

La Tintorería

Cocina tradicional y tapas en pleno centro de Madrid y con buena atención, si le sumas unos buenos precios, ya lo tienes!!! un 4 estrellas Pepa Pink.

LOCAL





Acceso:
Fácil
Aparcamiento:
Dificil
Espacio:
Mediano
Aire acond. Calefacción
Distribución:
Buena
Iluminación:
Anaranjada
Mobiliario:
Funcional
Cómodo, sillas y bancos.
Limpieza servicios:
Buena
Secador manos:
Papel
Cambiador:
No
Extras:
No
PERSONAL


CARTA


Vestuario:
Uniforme
Amabilidad:
Eficacia:
Presentación:
Moderna
Vinos:
Vinos de la Tierra
Vinos de otras tierras
IDIOMAS





Español
Inglés




En Madrid hay de todo pero encontrar un restaurante BBB (bueno, bonito y barato) por el centro no és fácil. Entre tanto establecimiento especializado en guiris encontramos La Tintorería, un local moderno que integra la arquitectura del edificio original del siglo XVIII en el comedor del sótano, con unas paredes de piedra y ladrillo visto que dan un encanto especial a las comidas. Además está al lado de la Puerta del Sol, así que si vas a visitar la zona o de compras, es un buen sitio para tomar una caña (con tapa incluida), tapear un poco, o comer un menú por 9,90€, un precio perfecto si vas en familia. Nosotros ese día eramos 7.


Mientras esperábamos a los rezagados pedimos una cerveza y que nos adelantaran la botella de vino del menú para amenizar la espera. El vino del menú era un Rioja, pero pregunté la posibilidad de un cambio y me ofrecieron la alternativa de un Somontano, el Montesierra del 2012. Vino con toques frutales, pelín astringente pero sin exceso de permanencia. Me estoy aficionando a la D.O. Somontano.
La tapa de la cerveza de Santi nos la comimos entre los 4 que estábamos allí. Unas patatitas con chorizo y jamón.




Los primeros platos fueron una ensalada con queso de cabra, una sopa con virutas de jamón y un arroz cremoso con gambón realmente delicioso.






Los segundos fueron un exquisito revuelto con morcilla, unos calamares a la andaluza y unos lomos de cerdo con salsa Roquefort muy jugosos y ricos. Mi hermano y mi padre pidieron entrecot.
Increíble que se pueda comer buena calidad, en el centro de Madrid, y por un precio ajustado. Y por supuesto, con postre!!! Genial, no?





Te recomiendo unas compras por el centro, una parada en la Tintorería para comer y a seguir en la voràgine de las rebajas!
Bueno, luego puedes ir a merendar un chocolate a San Ginés y descansar un poco.

dissabte, 18 de gener de 2014

LA MALQUERIDA, Y LO CORROBORO: NO LA QUIERO VOLVER A VISITAR.

Establiment: La Malquerida de la Trinidad
45002 Toledo
Calle Trinidad, 2
Tfn 925672054
Preu orientatiu: 11,50€

La Malquerida de la Trinidad

Cocina recalentada en microondas. Platos precocinados. Limpieza escasa. Mejor busca otro sitio. Esto es 1 estrella Pepa Pink, sin dudar.

LOCAL





Acceso:
Discapacitados
Aparcamiento:
Dificil
Espacio:
Mediano
Aire acond. Calefacción
Distribución:
Buena
Iluminación:
Buena
Mobiliario:
Vintage, americano
Cómodo, sillas y bancos.
Limpieza servicios:
Aceptable
Secador manos:
Inexistente en el de discapacitados
Cambiador:
Extras:
No
PERSONAL


CARTA


Vestuario:
Correcto
Amabilidad:
Justa
Eficacia:
Mejorable
Presentación:
Triste
Vinos:


IDIOMAS





Español
Inglés




En nuestra visita por Toledo nos encontramos con este restaurante justo al lado de la catedral. Es lo único bueno que tiene: la ubicación. La decoración es una mezcla vintage; mesas con florecitas, sofá retro en la entrada, banco forrado de escay rojo, manteles de papel individuales, cubiertos envueltos en servilleta de papel con una gomita...

Vimos en la puerta que habia un "menú toledano" a 11'50€, que para ser lunes está bien, y decidimos entrar. Nos sentamos, yo en el banco, lleno de migas de pan y restos de comida. Tuve que limpiarlo antes de sentarme. Nos trajeron la carta, unos folios grapados dentro de una bolsa de plástico, la leímos evitando los manchurrones de grasa que había y pedimos las migas manchegas y el asadillo manchego de primero y luego los dos segundos: venado en salsa y carcamusas. Añadimos una copa de cerveza y una copa de vino. No me preguntéis qué vino, ni idea, solo sé que pedía gaseosa a gritos.






El asadillo manchego era un bote de tomate frito, con pimientos de lata al que le habían añadido comino con mucha alegría, yo creo que para enmascarar el precocinado. Un trozo de atún y un puñado de cebolla frita (de esa que ha puesto de moda el Ikea) para adornar y andando, que eso se come frío.




Lo de las migas manchegas fue de lo más decepcionante. Migas recalentadas en el microondas. El pan gomoso, caliente por unas zonas del plato, tibias por otras... Un auténtico maltrato a la cocina manchega llamar a eso migas.


Mientras esperábamos el segundo observaba "una paella" que comían unos mejicanos una mesa más allá. No se si me hacía más daño a los ojos el amarillo brillante o el verde intenso de los guisantes.


Cuando me estaba compadeciendo mentalmente de ellos se fueron los de la mesa de al lado y la camarera vino a recoger. En ese momento supe por qué los bancos estaban llenos de comida: pasó el trapo sobre la mesa como los hipopótamos mueven su colita para esparcir la inmundicia. Y claro, las gomitas que sujetaban los cubiertos quedaron en la esquina de la mesa así que cuando llegaron unos japoneses a sentarse, allí estaban. Incluso depués de colocar los mantelitos individuales y los cubiertos nuevos, las gomitas, allí estaban. Y llegaron los segundos.





Las carcamusas fueron el plato únicamente pasable, magra de cerdo en salsa con guisantes, bueno, la salsa ni pedía pan a gritos ni nada. Pero algo teníamos que comer!






El venado llegó, y decepcionó. Nutrido en nervios y grasa, con carne apta para buenas dentaduras. Acompañado de esas chips gordotas.
Los japoneses vecinos preguntaron el nombre del plato, les informé, además de un par de restaurantes cercanos. Se reían, pero cuando les mostré las gomitas que descansaban en la esquina de la mesa y su orígen, me sonrieron, arigato, arigato, y se fueron a degustar manjares castellanos al Alfileritos 24 o a La Abadía.




Aunque ví por internet que la tarta de zanahoria de este sitio es deliciosa, los platos que comimos y las dos empanadas que había sobre una mesa, al aire, no me invitaron a comer más, y cuando fuí al lavabo, no había forma de secarse las manos: ni aire, ni papel, ni nada... He comido menús de 9€ mucho mejores...






Visitad la Catedral de Toledo, pero en La Malquerida no os recomiendo comer.

diumenge, 12 de gener de 2014

CAN PAU TORRENS, DINAR AL PRIMER JARDÍ BOTÀNIC DE LA PENÍNSULA.

Establiment: Can Pau Torrens
08970 Sant Joan Despí, Barcelona
Carrer Creu d'En Muntaner, 5-7
Tfn 933731043
Preu orientatiu: 30€

Can Pau Torrens

Cuina catalana en una masia del segle XVI amb una capella neogòtica. Plats tradicionals amb productes de proximitat. Sempre és un plaer dinar a Can Pau Torrens, un restaurant amb 4 estrelles Pepa Pink.
LOCAL
Accés:
Discapacitats
Aparcament:
Gratuït
Espai:
Gran
Aire cond. i Calefacció
Distribució:
Bona
Il·luminació:
Bona
Mobiliari:
Rústic
Còmode
Cadires
Neteja Serveis:
Bona
Assecador de mans:
Aire i Tovalloles
Canviador:
Extres:
No
PERSONAL
CARTA
Vestuari:
Correcte
Amabilitat:
Eficàcia:
Presentació:
Curta
Vins:
Vins de la Terra
Vins d'altres terres
IDIOMES
Català
Espanyol
Anglès

A Sant Joan Despí es troba una masia que pertanyia a la Família Salvador. En Jaume Salvador i Pedrol va crear el primer Jardí Botànic de l'estat i el Gabinet d'Història Natural del Principat en l'any 1723.

Ara és un edifici restaurat en un entorn preciós on pots anar a fer un dinar o sopar amb amics, d'empresa, celebracions familiars... qualsevol ocasió és bona per gaudir de bona cuina tradicional catalana. Disposa d'aparcament gratuït, accés per a discapacitats, cadiretes per nens i salons privats. A més a més hi ha un capella neogòtica al costat. (La foto és d'Anna Vallès - Espuny fotògraf)


La Montse i la Roser són les dues germanes que porten el restaurant i que fan que et sentis com a casa.

Ofereixen una encertada combinació de productes frescos i de temporada per fer una cuina tradicional adaptada als nostres dies, "una cuina de tota la vida" que es troba a faltar moltes vegades entre tanta cuina d'autor i de disseny.



Us faig un combinat dels plats dels dos darrers dinars que vam gaudir. D'entrants no pot faltar el pa de vidre amb tomàquet que pot acompanyar els rovellons (segons temporada), els cargols a la catalana, la deliciosa truita de botifarra negra amb mongetes del ganxet i l'escalivada amb sardina fumada.


Tot això amb un Somontano negre, el Idrias Abiego 2011, de color cirera, aromes on es detecta la fusta, i elegant en boca. Els vins DO Somontano estan entrant al mercat amb molt bona relació qualitat-preu i són una bona opció per gaudir d'un bon vi sense gastar gaire.
Com plats principals tenen una meravellosa lasanya de verdures i espàrrecs del marge o uns exquisits canelons de l'àvia. Aquests dos plats són força recomanables.















També cuinen unes mandonguilles amb carxofes que estan de mort, i que t'invitaran a sucar pa sense adonar-te.


I si vols carn, pots demanar els peus de porc amb el rosti de Can Pau de guarnició, per exemple.

O el xai, a la brasa també, que pots acompanyar de patata al caliu, o fregides, o amb mongetes del ganxet.

Per acabar vam demanar uns postres, que sempre pugen el compte una mica més... La tartaleta fina de poma amb gelat de vainilla no la recomano gens, són 7€, és massa àcida, li falta brillantor i és mini. La Pepa Pink fa 7 cm d'alçada...
En canvi, el assortit que ens vam preparar amb milfulles de cabell d'àngel, tartaleta de maduxetes silvestres, pastís de poma, trufes i bombons variats era un pecat que no es podia evitar.

Finalment, amb els cafès (repetint i tot) i les cerveses prèvies al dinar que vam prendre en aquella terrassa tan fantàstica va fer que el compte sumés uns 35€ per persona. Altres vegades hem dinat per 20€. Can Pau Torrens és un lloc que ens agrada visitar i està molt a prop de Barcelona, a Sant Joan Despí on pots visitar, per exemple, Can Negre.

Ja estàs tardant en anar a dinar a Can Pau Torrens!!!!! 



diumenge, 5 de gener de 2014

LA ABADÍA, SARTENCILLAS Y TAPEO EN TOLEDO

Establiment: La Abadía
45002 Toledo
Plaza de San Nicolás, 3
Tfn 925251140
Preu orientatiu: 20€
Menú Montes de Toledo 19€

La Abadía

Cocina tradicional manchega en tapas, platos, sartencillas... Ofrecen una carta de cervezas interesante y otra de vinos DO de la zona. Buena atención pero la rapidez es mejorable. Es un 3 estrelles Pepa Pink.
LOCAL





Acceso:
Fácil
Aparcamiento:
Dificil
Espacio:
Grande
Aire acond. Calefacción
Distribución:
Buena
Iluminación:
Escasa en comedor inferior
Mobiliario:
Rústico
Cómodo
Taburetes, sillas, bancos
Limpieza servicios:
Aceptable
Secador manos:
Papel
Cambiador:
Extras:
No
PERSONAL


CARTA


Vestuario:
Delantal negro
Amabilidad:
Eficacia:
Mejorable
Presentación:
Media
Vinos:
Vinos de la tierra
Vinos de otras tierras
IDIOMAS





Español






Recurriendo a internet decidimos llamar y reservar mesa en La Abadía, nos dieron para tres, tres y cuarto. Nosotros llegamos puntuales a les tres para tomar una cañita antes de comer, que ya rugía la panza!!! Callejeando por el casco histórico de Toledo llegamos a un local lleno de gente, con camareros que iban y venían y un jefe de sala que hacía imposibles por colocar a los que esperábamos e invitaba a los que llegaban a volver otro día. Era domingo y en plena época navideña, nada mejor para poner a prueba la organización de un restaurante de comidas y tapas.



La planta baja tiene una zona de barra y mesas bajas con taburetes y un comedor pequeño. En la planta inferior hay otro comedor más grande y allí fue donde nos sentaron ya pasadas las tres y media. Menos mal que hicimos la espera con una cerveza que nos sirvieron con una tapa de paella de pescado templada. Tienen una carta de cervezas artesanas, además de unas cuantas comerciales.

Para probar un poco de todo pedimos la "selección de ensaladas" y "degustación de sartencillas". Como Santi quería cerveza, yo pedí una copa de vino tinto y opté por un DO La Mancha, Torre Gazate 2008, que resultó ser un tinto elegante y fresco y del que repetí una copa más.



La ensalada de tomate y ventresca era aceptable, el tomate un poco insípido. La de perdiz en escabeche estaba deliciosa, una ensalada fantástica. También la ensalada de queso tostado y setas era memorable. Nunca había comido una ensalada con el queso de cabra crujiente, estaba riquísimo.
Luego llegaron las 4 sartencillas del menú. La de patatas con huevos rotos y picadillo, y la de setas con jamón y huevo, llegaron a la mesa con los huevos pasados, los huevos batidos habían adoptado ya la forma de la sartencilla, así que los platos estaban menos jugosos que lo de deberían. En cambio las albóndigas de cervatillo tenían un sabor excelente y una salsita muy rica para mojar pan. La sartencilla de carcamusas a la toledana es magra de cerdo en salsa con guisantes, un plato típico de Toledo.

De postres pedimos un ponche toledano, que es un brazo de gitano recubierto con una fina capa de mazapán. Un exceso calórico más que no se nota en Navidad y que nos dejó muy buen sabor de boca.

Aunque el comedor inferior es un poco escaso de luz, supongo que por eso de "la intimidad", y hubo un retraso en sentarnos a la mesa y alguna lentitud en el servicio que aprecié en las mesas de alrededor, os recomiendo este sitio por su relación calidad-precio y por su ambiente. Me quedan sartencillas por probar, a ver si en la próxima visita por La Mancha paso a hincarles el diente.




Ah!! Y la cuenta, para que veais que se puede comer bien con precios ajustados.

Bon profit!